¿Por qué las camisas Oxford se llaman así?

¿Por qué las camisas Oxford se llaman así?

Dentro del armario de todo hombre, una parte imperdible son las camisas; un caballero moderno debe saber cómo emplear correctamente estas prendas en situaciones casuales o en aquellas que piden un código de vestimenta en específico, para lograrlo correctamente sin perder el estilo personal.

Al hablar de camisas podemos enfocarnos en distintas características: tipo de cuello, botones, estampados, usos, ajuste, e incluso de aquellas que tienen que ver con la cultura de alguna sociedad en particular. En esta ocasión hablaremos de un estilo que es muy común pero del que poco se habla: el Oxford.

Oxford no es un modelo de camisa, sino que se les llama así por el material con el que están hechas, además las podemos encontrar en distintos cortes, con manga corta o larga, y para damas o caballeros. Sus usos van desde el casual o sport, hasta ocasiones formales-casuales, combinándolas con corbata, todo depende de la forma en que se juegue con ellas.

 Camisas Oxford para mujer.

El tejido de las camisas Oxford tiene una textura debido a su tipo de elaboración llamado “ligamento tafetán”: estas telas tienen un hilo grueso blanco en la trama e hilos más finos en la urdimbre, los cuales suelen ser teñidos. Cuando no se tiñen, el resultado es una tela totalmente blanca, pero también se pueden combinar hilos blancos y teñidos para obtener un patrón a rayas. Existen ciertas camisas Oxford de dos colores a las que se les aplica un efecto llamado “cambray”; sin embargo, el auténtico tipo de tejido “cambray” es diferente.

El “cambray” también se elabora con un hijo blanco en la trama y otros de color en la urdimbre; la técnica es hermana de la mezclilla, por eso puede asemejar el mismo efecto, pero mucho más suave. Sus ventajas son la frescura que da ante el fuerte calor, casi como el lino pero a un costo menor. El tejido “cambray” resulta tan fino que se utilizó para las prendas interiores durante los dos siglos pasados.

Camisa Serie-X, Cambray de 3.6 oz., 100% Algodón

El origen del nombre

Ahora bien, regresemos a hablar de las prendas Oxford, las cuales son llamadas así por la ciudad inglesa del mismo nombre, donde comenzó la producción de esta camisa con las puntas del cuello abotonadas, lo cual evitaba que se doblaran o escondieran debajo de las chamarras. Al inicio fueron los jugadores de polo quienes usaron esta prenda en sus partidos, pero al ser éste un juego elegante y para clases altas, sus camisas también fueron relacionadas con estos conceptos, aunque representaban un costo menor que las camisas normales; esto significó un hito para cualquiera que no fuera un adinerado de la época, ya que un look sofisticado ahora era asequible.

¿Las camisas Oxford van con mi estilo?

Las razones para tener al menos una camisa Oxford en el clóset son muchas, comenzando porque se adapta a distintos estilos, desde los de los hombres que no usan más que camisas, hasta aquellos a los que no les gustan, pero cuando las deben usar quieren estar cómodos.

 Camisa Oxford manga corta con cuellos de dos piezas, forro y botones.

Éstas son las tres razones principales para no pasar más tiempo preguntándote qué ponerte en un evento “casual-formal” y tener una camisa Oxford en tu closet:

  • Versatilidad: a veces la rutina del día puede sorprender a cualquier hombre y uno puede pasar del trabajo a un evento social, una fiesta, una cita, etc. En estos casos, una camisa Oxford siempre es el mejor aliado.
  • Comodidad: si ésta será tu prenda de trabajo, su elasticidad y frescura te harán querer tener una de estas camisas en cada color disponible. Lo agradecerás después de días largos.
  • Durabilidad: Debido a su tela más gruesa, las camisas Oxford  ofrecen resistencia con el tiempo, además de ser repelentes a las manchas y las arrugas.

Camisa Oxford manga larga en distintos colores y botones pegados al cuello

Ahora seguramente tienes ganas de tener una Oxford en tu clóset, o de renovar tu guardarropa. Consulta nuestro catálogo y elige la que vaya mejor con tu estilo.

Leave a comment