La Importancia de la Imagen Corporativa

La imagen corporativa es el pilar sobre el que se construyen algunos de los cimientos más importantes de una empresa. Esta reputación describe la manera en la que una empresa se presenta al mundo, afectando así a sus productos, servicios y usuarios. Dentro de este clima empresarial cada vez más competitivo es fundamental utilizar todos los recursos disponibles para crear una imagen corporativa fuerte y origina. Pero la imagen no sólo depende de lo que hacemos y decimos: también depende de los uniformes empresariales que escogemos.

La imagen corporativa ayuda a crear un ambiente de comunicación óptimo entre la empresa y el cliente, pudiendo llamar la atención del público general a través de una serie de políticas y prácticas que, además de seguir un código ético, están alienadas por lo que caracteriza a la empresa. Las mejores marcas no necesitan decirnos qué venden ni qué son, porque su imagen corporativa ya habla por sí sola; véase Apple, por ejemplo.

 

apple-store

 

Esta gran empresa ha conseguido toda una legión de seguidores alrededor del mundo a través de una imagen muy marcada en la que se incluyen sus tiendas y, por supuesto, sus dependientes.

¿Quién no es capaz de imaginarse a los dependientes de una tienda de Apple vestidos de negro y blanco?

Veamos, pues, algunas de las razones por las que los uniformes empresariales son uno de los pilares básicos de una empresa que quiere afianzar, aún más, su imagen corporativa.

Uniformes Empresariales: Todo un Must de la Cultura Corporativa

La primera impresión es lo que cuenta, o eso dicen. Lo que está claro es que el clima empresarial actual es rápido y el público va a tomar sus decisiones siguiendo los primeros estímulos con los que se encuentre. Por eso no podemos ignorar la importancia de contar con un uniforme que sea capaz de definir los valores de nuestra marca.

En muchas ocasiones, la percepción comienza con el uso de la vestimenta. Y no es para menos.

Imaginemos que entramos en una tienda que está abarrotada de gente y necesitamos ayuda para encontrar lo que buscamos. Inmediatamente vamos a intentar hablar con un empleado de dicha tienda, pero, ¿qué pasa si no tienen un uniforme? No podremos encontrarlo y nuestra experiencia será nefasta. Sin embargo, imagina el cambio radical de esta situación si todos los empleados visten de tal manera que son fáciles de identificar: se ahorra tiempo y se ganan clientes.

Pero no sólo se trata de identificar a un empleado de un cliente; los uniformes empresariales también aportan una imagen de organización y profesionalidad. Pensar que una marca concreta se ha tomado la molestia de diseñar e implementar una vestimenta personalizada para sus trabajadores indica lo mucho que piensa en los detalles. En cuanto a dichos trabajadores, éstos también se sienten parte de algo más grande, de una familia hacia la cual pueden llegar a sentir un gran compromiso y lealtad debido a la sensación de confianza que este tipo de prendas pueden llegar a ofrecer. Te invito a leer y conocer más sobre las ventajas de los uniformes corporativos.

 

stanlit-uniformes-empresariales-en-monterrey

 

Un Elemento Diferenciador

Además de destacar por su personalidad, los uniformes ejecutivos cuentan también con otros añadidos que suelen pasar más desapercibidos a ojos del público, pero que dentro de la empresa se agradecen enormemente.

Un buen ejemplo es su utilidad. Los empleados de una tienda no sólo encuentran en su uniforme un elemento que le une a la marca, sino también una herramienta que le ayuda y le facilita su trabajo. Esto sucede, por ejemplo, con aquellos chalecos corporativos que cuentan con una gran cantidad de bolsillos y compartimentos meticulosamente estudiados para que no destaquen y, a su vez, proporcionen una considerable cantidad de espacio para que los empleados puedan llevar encima todo lo que necesiten durante su jornada: teléfono móvil, llaves, libreta, bolígrafo…

Ahí reside la importancia de su comodidad. Es imperativo que el uniforme ejecutivo no suponga un engorro para el empleado y sea cómodo de llevar. Al fin y al cabo, un buen diseño puede complementarse perfectamente con una vestimenta confortable acorde a cada tipo de trabajador. Sin importar su altura ni complexión, cada empleado debe sentirse a gusto con su uniforme empresarial porque eso, además, fomenta la inclusión. Y, bueno, ¿qué da mejor imagen que un uniforme bien entallado?

El entallado puede ser uno de los temas más complicados a tratar a la hora de definir los uniformes empresariales. Por eso es primordial saber localizar a los mejores profesionales para conseguir uniformes de calidad que encajen con cada miembro del equipo en pos de afianzar esta confianza y lealtad para con la empresa, además de ofrecer la mejor imagen posible de cara al público. ¡Y es que a la gente no se le escapa una!

En Resumen:

Tener una imagen claramente definida de nuestra organización es fundamental para crear toda una cultura corporativa a su alrededor, y uno de los elementos diferenciadores más relevantes son los uniformes empresariales. Éstos pueden abarcar desde chalecos corporativos hasta trajes completos y es de vital importancia que estén bien diseñados, por lo que no hay que escatimar en gastos a la hora de escoger a los profesionales más óptimos para conseguir el uniforme adecuado.

Leave a comment